Seguramente nos saldrá las dudas de qué son y para qué sirven los dilatadores vaginales. Los que sepáis más de que trata os preguntareis que tipos de dilatadores existen y como se usan. Gracias a este post del blog, os  resolveremos todas tus dudas.

Normalmente, creemos que todos los problemas vienen dados a una disfunción del suelo pélvico, pero no es así, en muchos casos encontramos un efecto contrario.

Casos como dolor en la cadera, dolor pélvico, dolor en la zona lumbar, a más a más de tener relaciones sexuales dolorosas o simplemente la existencia de molestia por la inserción de un tampón.  Todas estas consecuencias tienen relación directa con el vaginismo y dispareunias, es decir una tensión en el suelo pélvico.

El objetivo final de este tratamiento es conseguir un equilibrio en los músculos, es decir, ni una relajación de los músculos ni una hipertonía (contracción excesiva del suelo pélvico).

¿Qué son los dilatadores vaginales?

Los dilatadores vaginales son unos dispositivos para la rehabilitación progresiva del vaginismo. Complementa al tratamiento médico por un especialista del suelo pélvico. Los dilatadores vaginales pueden ayudar a prevenir esta disfunción o a conseguir una cura.

  • Pérdida de elasticidad en la vejiga.
  • Dolor en las relaciones sexuales (ardor, imposible penetración, etc.)
  • Espasmos en otros grupos musculares (piernas, zona lumbar, etc.)

¿Cómo usar los dilatadores vaginales?

Para empezar a utilizar dilatadores vaginales, desde Femintimate aconsejamos acudir a un profesional sanitario para que te pueda realizar un diagnostico personalizado y que pueda llevar tu evolución del tratamiento.

Una vez aprobado por un profesional, obtenemos el producto. Normalmente los dilatadores vaginales suelen venir en packs que reúnen diferentes dispositivos de tamaños diferentes para ofrecer un avance gradual en el tratamiento realizado. Recomendamos los dilatadores fabricados en silicona médica.  Una vez obtenido el producto, procedemos a su uso.

 

Aplicamos en primer lugar un poco de lubricante a base de agua en la entrada de la vagina e ir masajeando suavemente durante 2 o 3 minutos.

  • Primero de todo escogemos un momento de intimidad donde te sientas más cómoda.
  • Escogemos el dilatador de menor tamaño.
  • Una vez seleccionado el dilatador de menor tamaño y grosor, lo lavamos con agua templada y con jabón.
  • Aplicamos en primer lugar un poco de lubricante a base de agua en la entrada de la vagina y vamos masajeando suavemente durante 2 o 3 minutos.
  • Nos tumbamos boca arriba, las elevamos y las doblamos hasta estar bien relajadas para empezar el procedimiento.
  • Tenemos que tener en cuenta la respiración que mantendremos durante el procedimiento. Pondremos en práctica una respiración profunda de diafragma. Si lo hacemos correctamente, veremos como la barriga se eleva y se baja con cada respiración.
  • Muy suavemente introduce el dilatador vaginal. Podemos insertarle lubricante a base de agua para que sea más fácil la introducción.
  • Contrae muy suavemente los músculos del suelo pélvico y relájalos.
  • Se puede seguir ejercitando de 10 a 15 minutos haciendo pequeños movimiento de vaivén. Insértalo hasta el punto que empieces a notar dolor, en ese momento no presiones más. Debes tolerar la inserción del dilatador pero sin llegar a sentir dolor.
  • Una vez introducido el dilatador, puedes empezar a rotar el dilatador, incrementar la profundidad suavemente, mover hacia dentro y hacia fuera…
  • Una vez tolerado correctamente este dilatador, procedemos al siguiente tamaño.

Una sesión al día es suficiente. Cuando notamos que los ejercicios con el dilatador vaginal utilizado permite una introducción confortable y sin molestias algunas, podemos proceder con el siguiente tamaño y así iremos aumentando el tratamiento.

 

CONTRAINDICACIONES

x No utilizar dilatadores vaginales si presenta una infección vaginal.

x Si al utilizarlo presenta sangre, mucho dolor o una gran cantidad de flujo, no dude en consultarlo inmediatamente con un especialista.

x Limpiarlo antes y después de cada uso.

x Para su uso recomendamos consultarlo con un especialista.

 

Femintimate recomiendo utilizar los dilatadores vaginales, Intimrelax.

INTIMRELAX, permite ejercitar y dilatar progresivamente el conducto vaginal. Permite al mismo tiempo a través de pequeños ejercicios diarios, perder el miedo a la penetración.

Está compuesto de tres dilatadores vaginales con una forma perfectamente ergonómica y tamaños distintos para resolver paliativamente este trastorno con efectos nefastos sobre la sexualidad y la salud psicológica en general.

Intimrelax debe utilizarse acompañado de un lubricante a base de agua para facilitar los ejercicios y al mismo tiempo lubricar e hidratar las mucosas vaginales.