• Músculos, huesos y articulaciones se resientes por una disminución de los niveles hormonales.
  • La debilitación del suelo pélvico provoca pérdidas de orina, prolapso y dolores.
  • El suelo pélvico puede fortalecerse a través de dispositivos como las bolas Kegel y Pelvix.

 

active-18975_960_720

Con el paso de los años, el cuerpo humano necesita cada vez más atención. En las mujeres, con la llegada de la menopausia, los músculos, huesos y articulaciones necesitan un cuidado extra  ya que el nivel de hormonas disminuye y por lo tanto esto repercute al tono muscular, la fuerza y la elasticidad de los tejidos.

Esto puede afectar también a los tejidos del suelo pélvico, el sistema de músculos y ligamentos que cierran el suelo del abdomen manteniendo en posición correcta la vejiga. La menopausia a provocar una debilitación de estos músculos, puede provocar pérdidas de orina, prolapso y dolores.

Como todo músculo, se puede trabajar y fortalecer con un sistema progresivo a través de dispositivos como pueden ser las tradicionales bolas de Kegel, que permite la contracción de los músculos del suelo pélvico aguantando unos segundos y relajando. Se puede hacer en cualquier momento del día.

Como sistema alternativo, encontramos Pelvix. Pelvix cuenta con 6 fases de ejercicios mediante un aumento gradual de pesos. Su uso provoca la reacción espontánea del suelo pélvico de forma natural  debido a la gravedad y permitiendo así una precisa estimulación de la musculatura de la zona.

¿Qué ocurre en el suelo pélvico durante la menopausia?

  • La pérdida de masa muscular con el paso de los años también afecta a la musculatura del suelo pélvico que causa su debilitamiento.
  • La principal hormona femenina que regula la función de múltiples órganos llamada estrógenos, combinado con el envejecimiento, favorecen la aparición de alteraciones a nivel del suelo pélvico como por ejemplo la incontinencia urinaria y fecal, anomalías en la sexualidad, prolapso genital y cuyos síntomas afectan a la calidad de vida de la mujer.
  • Como consecuencia del envejecimiento, la elasticidad de los ligamentos que sostienen los órganos del suelo pélvico, va disminuyendo. Como consecuencia de la poca elasticidad de los ligamentos, después de un esfuerzo y de un estiramiento de los ligamentos, no consiguen acortarse y de aquí aparece el prolapso.
  • Durante el periodo de la menopausia, se produce una alteración del tejido colágeno de sostén. Se ha comprobado que hay una disminución de colágeno tipo 1, que es la que produce la tensión adecuada para sostener los órganos, por lo tanto se puede producir un descenso de la vejiga a través de la vagina.
  • Si a todo estos motivos de una debilitación del suelo pélvico durante la menopausia le incorporamos que casi todas las mujeres han pasado por uno o varios embarazos y partos, que ya sabemos que dañan el suelo pélvico, de aquí debemos entender por qué debemos a partir de los 50 años cuidar nuestro suelo pélvico y fortalecer con especial atención.

¿Cual son los problemas más frecuentes?

  • Debido a una debilitación del suelo pélvico,es posible que aparezcan escapes de orina (incontinencia urinaria) a la hora de toser, estornudar, reír…
  • Una debilitación del suelo pélvico, puede provocar un descenso de órganos como la vejiga, el útero o el recto, llamado prolapso. Esto consiste en un desplazamiento de los órganos pélvicos hacia abajo, empujando las paredes de la vagina o el recto. Esto puede ser muy peligroso, incluso puede provocar que parte de estos órganos puedan salir al exterior.
  • Molestias en las relaciones sexuales.

 

¿Cuándo debería empezar a fortalecer el suelo pélvico?

Tenemos que cuidar nuestra musculatura pélvica y uno de los mayores acontecimientos que lo puede dañar es la menopausia, pero a priori la mayoría de mujeres pasan por el embarazo. Estos dos acontecimientos  en la vida de la mujer resultan muy lesivos para su suelo pélvico.  Por lo tanto la prevención es la mejor forma.  Cuanto antes tomemos consciencia de su importancia  y comencemos a trabajarla, podremos minimizar los inconvenientes en un futuro.

 

Soluciones

El producto PELVIX, producto diseñado para la rehabilitación y el fortalecimiento del suelo pélvico que surge como una alternativa a las bolas chinas tradicionales. Pelvix combina un producto de diseño cuidado con una terapia de tratamiento que ayuda prevenir y solucionar problemas ocasionados por un suelo pélvico débil o dañado. Su peso máximo es de 64 gramos.

Para seguir fortaleciendo el suelo pélvico, continuamos con las bolas Kegel, con un peso de 84 gramos. Una vez tu suelo pélvico se vaya fortaleciendo y el PELVIX se nos quede corto, pasaremos a las bolas Kegel.